No dudo ni un instante cuando escucho el lema ”República Dominicana lo tiene todo”, porque realmente es así.
Desde playas, montañas, rios, cascadas, la verdad es que no nos podemos quejar en cuanto escenarios, hemos sido muy bendecidos con tantas bellezas de la naturaleza.

Siempre quiero cambiar de escenario para mis fotos, tener contenido diferente, descubrir lugares y talvez enseñarles a muchos que en nuestra media isla hay mucho que explorar. Este fué mi segundo viaje al interior para fotos, el primero fue Las Dunas de Baní, la cual me dejó boquiabierta. Había ido numerosas veces puesto que mi abuelo paterno era Banilejo al igual que los mangos (jaja), y me trae lindos recuerdos estar ahí.

Me han hecho numerosas veces la misma pregunta, ¿y tú fuiste de un día para otro? -No, fuí y vine el mismo día (es algo de locos). Pero trato de dejar lo menos posible mis niñas sin nosotros, (mi esposo fué complice de esta aventura como siempre y le agradezco en el alma que me apoye).

El viaje tarda 3 horas y medias, pero vale totalmente la pena, si pueden ir, seria buena idea de Viernes a Domingo y así aprovechar, conocer y explorar la provincia completa.

El hotel que les recomiendo quedarse es ”El Morro Eco Adventure Hotel”, ya hemos ido varias veces y la verdad que nos gustó y más para aquellos que quieren desconectarse y despejarse.
Desde allí hacen viajes a los manglares, una excursión bellísima que no pueden dejar de hacer. La fauna y la flora de allí es un espectáculo. El plato típico de Montecristi es el chivo, no soy muy amante de esa carne pero en el hotel lo preparan divino con romero (me lo recomendó una amiga y le hice caso).

También es bueno luego del paseo en los manglares decirles que le den una vuelta en la misma yola por El Morro, es una vista diferente y bella que no pueden perderse.

No pueden dejar de visitar la iglesia San Fernando de Montecristi y frente el Reloj de Montecristi que es emblemático de este pueblo. El Reloj de Montecristi, en la plaza, fue diseñado por el ingeniero francés Alexandre Gustave Eiffel, el mismo de la famosa Torre Eiffel y construido por el famoso relojero francés Jean-Paul Garnier. Fue enviado a Montecristi durante los días de gloria de la ciudad, a finales del siglo XIX.

Bueno, cualquier otro dato que quieran saber no duden es escribirme y en lo que pueda, con gusto les ayudo.
Espero que puedan visitar y disfrutar de nuestra hermosa provincia, al igual de este post que les hice con mucho amor.

XOXO,

-HB

 

 

 

 

Créditos:

Estilismo: Enyer Díaz.
Maquillaje: Bryan Santana.
Fotografía: Simón Espinal.
Video: Pedro Livio Cedeño.

 

You May Also Like

One comment

Reply

¡Wow! Que publicación más hermosa. Me encantaron las fotos y lo escrito fue justo lo necesario. Definitivamente estás en la cosa. Keep it up!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *